Seguidores

lunes, 26 de septiembre de 2011

¡Desaparece!

Otra vez en marcha, con ganas, alegría, y sobre todo mucha fuerza. El camino parece fácil, amplio y liso; nada con qué tropezar. Echas a caminar y de repente la ves. La misma piedra que te hizo caer hace tiempo se encuentra a poca distancia de ti. Es obvio que debes seguir caminando, ¿pero tropezarse de nuevo?


Ni pensarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Your comments are my smile.